Hilos tensores: solución sin cirugía para rejuvenecer el rostro

Hilos tensores: solución sin cirugía para rejuvenecer el rostro

A partir de los 30 años comienzan las señales del paso del tiempo: párpados que cuelgan dificultando el maquillaje, y pérdida de nitidez en el contorno mandibular donde aparecen irregularidades. La cirugía es una solución para remediar el problema, pero también hay alternativas que no requieren un lifting quirúrgico.

Entre los beneficios de los hilos tensores figuran la recuperación de la forma de la cara y la elevación del canto exterior de la ceja para levantar el párpado.

El paso del tiempo es inexorable. Los años, quiéramoslo o no, se reflejan en la piel y en el rostro.

Párpados que cuelgan dificultando el maquillaje, y pérdida de nitidez en el contorno mandibular donde aparecen irregularidades, son los signos que en la mayoría de los casos se evidencian a partir de los 30 años.

La cirugía es una solución para remediar el problema, pero también hay alternativas que no requieren un lifting quirúrgico. Una alternativa son los hilos tensores faciales.

“La pérdida de firmeza en la piel es la otra cara del envejecimiento. Provoca un cambio en la forma de la cara y es un aspecto para muchas personas aún más molesto que las arrugas, pues éstas revelan expresión en el rostro. La flacidez denota envejecimiento y cansancio”, explica la doctora Claudia Avaria..

A partir de los 30 años –explica- se desplaza la almohadilla de grasa que sostiene el pómulo, que al descender provoca la caída de las mejillas, la profundización del surco nasogeniano que va de la nariz a la comisura de los labios y de líneas labiomentales que van de las comisuras de los labios al mentón, e irregularidades en el reborde mandibular por el peso de las mejillas”.

Otro factor principal es que partir de los 25 años, el organismo disminuye la producción y calidad de colágeno, responsable de la firmeza de la piel, añade.

Un tercer factor es la pérdida de tono en algunos músculos faciales mientras en otros aumenta, lo que potencia la flacidez en ciertas zonas.

Recuperar la forma

La especialista explica que los hilos tensores buscan recuperar la forma del rostro alterada por la flacidez.

Introducidos con una micro aguja en la hipodermis, o sea, en la capa grasa de la piel, actúan como un sostén para los tejidos.

“Los hilos tensores como Silhouette Soft combinan dos efectos: junto con tensar y levantar las estructuras del rostro con efecto inmediato, están elaborados de ácido poliláctico que regenera la piel pues actúa en el tejido subcutáneo estimulando a las células fibroblasto a producir colágeno”, añade.

El hilo es recorrido por conos romos –sin filo- para que se anclen en los tejidos, los que traccionan hacia arriba e impiden que se muevan, evitando cortes, molestias y daños.

Con este método se puede elevar el canto exterior de la ceja para levantar el párpado.

También se puede elevar pómulos y con ello las mejillas, y suavizar el surco nasogeniano.

Se puede elevar de manera específica las mejillas, atenuando las líneas labiomentales. “Uno de los usos más demandados es en la zona de la mandíbula. Al aplicar los hilos y tensarlos, se puede dejar la mandíbula con un contorno definido, rasgo asociado a la juventud”, explica la especialista.

También los hilos se pueden aplicar en el cuello, para levantar la piel caída, y remarcar la diferencia entre la línea de la mandíbula y cuello, evitando el “cuello de pavo”.

Las zonas tratadas se elevarán suavemente, con un resultado natural, sin cambiar la expresión del rostro.

Los hilos se reabsorben al cabo de aproximadamente 18 meses y el colágeno que se formó perdura cerca de 6 meses más, por lo que el resultado del tratamiento es de alrededor de 2 años.

El material es 100% biocompatible, y está aprobado por FDA de Estados Unidos, CE de la Unión Europea e ISP en Chile.

Consejos para retardar

Para retardar el envejecimiento del rostro la especialista aconseja:
► Consumir vitaminas C y A que favorecen la formación de colágeno.
► Consumir proteínas nutrientes para el desarrollo muscular, junto con ejercicios faciales localizados.
► Aplicar las cremas desde el centro de la cara hacia los extremos, y desde abajo hacia arriba para contribuir con el drenaje linfático.

Fuente: lanacion.cl

Deja una respuesta